No somos los mejores, somos los adecuados